Los mecanismos de violencia psicológica en la pareja generan relaciones destructivas con grandes secuelas.

El umbral de tolerancia de cada persona depende de las experiencias vividas, de la historia personal y de la sensabilidad. Este umbral puede verse modificado por el tipo de sufrimiento vivido en diferentes relaciones (sociales, familiares, de pareja, laborales..).

Los perfiles psicológicos de los agresores, tanto si son hombres como mujeres, tienen comunes denominadores.

 

perfil maltratador maria saavedra psicologa

En este post, trataré de analizar cómo en la pareja, uno de los miembros, sin dar golpes, logra destruir a su compañero. También es importante señalar el ocultamiento de estas actitudes tras una aparencia benevolente y de buenas palabras.

Alguna vez te habrán dicho:

-«Te digo esto porque te quiero»- ¿verdad?.

Resulta que algunos comportamientos están tachados en sociedad y otros no, como la violencia por reacción, que se justifica porque responde, supuestamente, a una agresión. La violencia por acción, que es deliberada, en cambio sí está reprimida. Por violencia no me refiero a la fuerza sino a la ambivalencia y al control que se pretende conseguir, impidiendo que el otro se exprese por esas microviolencias.

Algunos de los signos que provocan presión psicológica y que te señalan que estás en una relación asimétrica y disfuncional son:

 

La infravalorización: Sientes que no estás a la altura o no eres suficiente para él o ella.

Llevar el peso de la pareja: ¿Qué puedo hacer yo para que esa persona se sienta bien? A menudo te has hecho esta pregunta.

Excusarle: Le excusas con frecuencia ante tus amistades.

Inseguridades: Sientes inseguridad y/o miedo al futuro de la relación.

Lenguaje no verbal: Recibes miradas despectivas, palabras humillantes, tonos amenazantes que incomodan y que generan tensión.

Mini ataques: Son difíciles de detectar y pueden suceder en la fase de enamoramiento.

Bajo control: Impone horarios, modos de hacer las cosas, el control de las comidas, gastos, de las relaciones sociales, te pregunta cosas como «¿qué estás pensando?»

Aislamiento: Dejas de lado algunos aspectos de tu vida para adaptarte a esa pesrona y que así la relación vaya bien.

Celos: Pide una presencia contínua y exclusiva para aliviar su tensión interna.

Acoso: A veces necesita tirar del hilo para que confieses o cedas a sus inseguridades. Está hipervigilante cuando estás al teléfono o vas a quedar con alguien.

Comentarios hirientes: Denigra el aspecto físico, la forma de educar a los hijos, se burla o descalifica cualquier logro que tengas.

Intimidación: Llega a tratar mal a animales de compañía o familiares y luego lo justifica u ocultan.

Indiferencia: Se muestra indiferente ante las demandas afectivas. Se muestra insensible, desatento para que no le afecte tu estado personal.

Carencias: Crea una situación de carencia en ti fustrándote cosas o eventos importantes.

Ausencias: Deja de hablarte durante días, no quiere salir contigo, o acompañarte a celebraciones familiares. Después de una fuerte discusión suele buscar hacer el amor para solucionarlo.

Amenazas: Puede que comente que te quitará a los niños, o que se suicidará.

Presión económica: Controla los gastos; te da a cuentagotas el dinero, y no te proporciona una tarjeta de crédito.

Aislamiento: Busca que vayas dejando de lado tus gustos, aficiones, tu actividad laboral con comentarios como: tu hijo te necesita, sin tí están tristes, etc.

Si quieres continuar profundizando en el tema y conocer las fases por las que te hacen pasar, te animo a que veas el directo que tuvo lugar en mis redes sociales: instagram y facebook, donde lo explico con más detalles.

Si conoces a alguien que está pasando por estas situaciones, no dudes en enviarle esta información o en animarle a pedir una consulta conmigo.

 

Consulta psicológica

Si buscas consulta psicológica, puedo ayudarte. Con más de 15 años de experiencia como psicóloga en activo, y habiéndome especializado en lograr resultados en cortos intervalos de tiempo, puedo ayudarte a superar los problemas que te angustien. 

Cita previa

Puedes tener una sesión previa gratuita de 20 minutos, por teléfono u online, para que me cuentes tu caso y evaluar la mejor forma de ayudarte.

Sesión presencial

Si resides en Madrid (España) puedes concertar una cita presencial en la oficina de la Calle Mártires Concepcionistas (Metro Manuel Becerra).

Sesión Online

También podemos tener una sesión online, a través de Skype o Zoom, de una hora de duración igual que en las sesiones presenciales.

¿Aceptar cookies?    Más información
Privacidad