Personalidades encantadoras, que se sobreestiman, con tendencia a mentir y manipular información que les pueda dejar en mal lugar, con dificultad para ponerse en tu lugar y justificando sus acciones sin remordimiento….¿quieres saber más? sigue leyendo…

Lo primero que has de saber es que se está sobrediagnosticando mucho el psicópata, y muchas veces los perfiles son de perversos narcisistas, ansiosos, envidiosos, personalidades tipo A. Por eso es importante que identifiques que esa persona tiene esos comportamientos con otras personas y en otros planos de su vida, y que dichos rasgos son estables en el tiempo.

Son fríos emocionales cuando se les pide, intolerantes al aburrimiento, es decir, necesitan estimularse contínuamente y suelen ser impulsivos en algún aspecto de su vida (a las compras, al alcohol,….). En su historia vital, aunque evitarán que lo sepas, tienen infracciones y antecendentes de haber dañado a otros, incluso de haber tenido una adolescencia complicada y de riesgo.

En consulta suelo aconsejar pasar una escala que tiene versión para niños y adolescentes también. Pero vamos al grano, los psicópatas integrados no buscan la pelea ni roban. Más bien les encantan las ocasiones festivas, los amantes sexuales, los deportes de riesgo y su mayor exitación es el éxito, el reconocimiento o la victoria, despreciando a sus rivales.

Son expertos encandilando, seducen impresionándote y mostrándote lo que necesitas ver y oir. Para lograr sus objetivos, infringen las reglas (deudas no pagadas, uso sin permiso de tus cosas, flirteos, mentiras al descubierto). No saben quienes son e imitan conductas. Son expertos relacionales y no sienten, piensan lo que creen que deben sentir en cada momento.

Películas como «La naranja mecánica» de Stanley Kubrick, «Alguien voló sobre le nido del cuco» de Milos Forman, «Wall Street: el dinero nunca duerme» de Gordon Gekko, «El club de la lucha» de David Fincher, son algunos trabajos que muestran personalidades muy evidentes.

La cuestión es que se camuflan, y mi consejo es que las evitéis en cuanto detectéis su falta de empatía y su poco miedo a ser sancionados, porque necesitan seguir su impulso.

Así que mi primer consejo es que sepas reconocerlos. Recuérdales tus reglas, tus bases, porque tienden a olvidarlo y a responderte lindeces como «no es para tanto…», «nadie ha muerto..».

Sienten que merecen más solo por lo que han sufrido, o por lo bien que trabajan…se discreto y no les reveles información importante tuya y evita que se acerquen a tí, porque son envidiosos y pueden envidiar tu vida personal, tu economía, etc…reacciona inmediatamente si les pillas mirando tu móvil, accdiendo a tus redes, flirteando con alguien… porque buscarán enternecerte con sus disculpas, con el cuento de su historia personal, de lo mucho que está sufriendo…

No les des lecciones de moral, porque o le enfurecerás o se reirá de tí. Sólo busca beneficio de tí. Así que por evitar le conflicto no les pases ni una..no le desprecies porque querrá vengarse de ti en algún momento dificil que tengas, y esperará el tiempo que haga falta y sal de esa relación.

Busca ayuda para restaurar tu autoestima y liberar las heridas de esa relación, porque siempre dejan huella.

¿Aceptar cookies?    Más información
Privacidad