¿A dónde dirigirnos si no es al positivismo?  no creo que el poder del pensamiento radique solo en el polo positivo de las cosas. Llevamos tanto tiempo interiorizando este concepto social, que ser positivo parece lo normal siendo la norma: lo que uno tiene que ser.

Dentro de la ética que se ha puesto de moda, te llevan a pensar desde dos opciones: a ver el lado bueno de las cosas para que te pases el día controlando tu actitud y revisándote… o te vas al lado oscuro de Dark Vader. No es cierto que la alternativa al pensamiento positivo sea la desesperanza y el pesimismo. son formas muy polarizadas de percibir la realidad, ¿no crees? . De hecho, el pensamiento positivo no funciona teniendo en cuenta que los trastornos psicológicos y psiquiátricos están aumentando en un 40 por cierto. ¿Qué está fallando? Alguien tiene que hablar de esta cuestión.

¿Hasta dónde podemos fiarnos de nuestras percepciones? La alternativa que encuentro es dirigirnos a la empatía, a tener en cuenta el punto de vista que nos aportan los demás… al compartir dejando un poco de lado el ego, los deseos, la ley de la atracción, y entendiendo que no hay camino que se recorra con satisfacción, sino es con otros.

Respetar, amar, entregarte al bien común por encima de la propia imagen, de los deseos, de las posesiones, ese estar dispuesta, dispuesto para otros… es un reto que además, aporta el beneficio de romper de una vez por todas con el narcisismo, encubierto o no, que oculta las carencias poniendo al orgullo por delante, rompiendo con la psicopatía tan fría e indiferente, tan calculadora y estratega, tan peligrosos ambos.

Regresemos a ser con otros desde el amor real, desde la vulnerabilidad que inseguriza, desde la entrega que comparte porque quiere potenciar al máximo a quien delante de ti tienes.. y confía que algo seguro que se soluciona. Ahora, esto requiere de mucha valentía, humildad y corazón!

¿Aceptar cookies?    Más información
Privacidad