En el ámbito de la psicología contemporánea, la práctica de la atención plena sexual (Sexfulness) o de Mindfulness han sido incorporadas
como acercamientos basados en entrenar la conciencia metacognitiva y liberar ataduras de relaciones disfuncionales. Si Mindfulness en consulta lo centro en desarrollar la habilidad de atender a la calidad de la propia atención,la finalidad de ésta es que la persona sea consciente de las reacciones automáticas corporales y los procesos psicológicos sobre-aprendidos que utiliza en su día a día y que con frecuencia, desequilibran emocionalmente y conductualmente.

La estrategia terapéutica con que trabajo ambas herramientas es para alterar los circuitos neuroquímicos automáticos que han sido creados por el pensamiento repetitivo y que otros,
como Davis y Nolen-Hoesksema, 2000; Fresco, Frankel, Mennin, Turk y Heimberg, 2002; Kendal e Ingram, 1989; Segal, Williams y Teasdale, 2002; Teasdale, 1988, han investigado también.

Según diferentes estudios, muestran con técnicas de resonancia magnética funcional, que la conciencia del momento presente y la conciencia a lo largo del tiempo poseen elementos neuronales distintos, siendo la primera dependiente de la integración de procesos sensoriales corporales, mientras que la segunda dependería de procesos cognitivos y de toma de decisiones, como Damasio ha demostrado en su trabajo.


Cuando le pido a la persona en consulta que observe a través de un proceso de inducción hipnótica, las sensaciones corporales conectadas con su respiración es algo que no produce ninguna dificultad en llevarse a cabo. Ahora bien, si le pido que mantenga la atención
sobre este punto durante dos minutos, es muy probable que antes de llegar a los 120 segundos, en algún momento haya dejado de prestar
atención a su respiración, y el entrenamiento consistiría en recordar mantener la atención sostenida y no fluctuante a lo que le voy pidiendo, a la vez que le voy relajando y haciendo intervención con su inconsciente.

Como cualquier otra habilidad psicológica, la atención mejora con la práctica y pone en marcha procesos de supervisión de la propia atención. Sería el famoso «darse cuenta» de aspectos sutiles sobre lo que se va experimentando a lo largo de la semana tras la sesión.

Por ejemplo, la terapia experiencial basada
en la atención plena sexual (Sexfulness basada en la Psicoterapia Corporal Interpersonal), es un tratamiento presencial de ocho semanas de duración, con sesiones grupales de dos horas y
media una vez a la semana, y practica diaria en casa.

Si quieres pedir información sobre el programa, puedes escribirme a maria@mariasaavedrapsicologa.com

¿Aceptar cookies?    Más información
Privacidad