En consulta baso mi trabajo con Hipnosis donde activo el inconsciente para procesar, liberar y comprender lo que realmente nos daña o/y necesitamos abordar. Los síntomas con los que vienen las personas a consulta, son el resultado de algo más profundo que incide muy dolorosamente con el tiempo.

Partamos de que no podemos concebir el cerebro separado del cuerpo, ni la mente separada de las emociones y las sensaciones corporales. El inconsciente son redes conectadas que colaboran entre sí para gestionar la actividad ingente interna que desplegamos para adaptarnos a lo que ocurre fuera. Entre el 60 y 70% de la energía que usa nuestro cerebro se dirige a circuitos que «no» tieneN que ver con el mundo exterior, sino con nuestro mundo interior.

Esto llevaría a una primera reflexión: necesitas reposo y descanso. El objetivo del cerebro es economizar costes para maximizar la eficacia, exáctamente lo mismo que hacen las empresas. Ese 70% de gasto ingente sirve para optimizar el funcionamiento fisiológico corporal. Con este dato entenderás por qué la mente nos lleva tanto al pasado.. tendemos a repetir patrones, acciones pasadas, aunque en el presente no den el resultado esperado o nos destruyan, solamente porque optimizan con más rapidez la homestasis corporal.

Y aquí entra en inconsciente en juego. Para mantener en funcionamiento adecuado de nuestro cuerpo, sistema con engranajes que funcionan a la perfección, se genera una actividad cerebral que está «fuera de nuestra voluntad», llamada «inconsciente».

El inconsciente es el circuito conformado por el lóbulo frontal, pariental y temporal que se pone a trabajar cuando dejamos la mente en blanco, miramos a la lejanía sin enfocarnos en ella, desconectando de todo, descansando. Y se apaga cuando estamos enfocados en una tarea. En función de las señales de «sincronización» que se dan con el entorno, el inconsciente decidirá qué áreas cerebrales deben intervenir en cada momento.

Resumiendo, nuestro inconsciente nos ayuda a reactivarnos, a recargar pilas para poder prestar atención a lo importante. Si no activamos nuestro inconsciente, empezaremos a sufrir de: cansancio, fatiga, agotamiento, fibromialgia, dolores, ansiedad…. digamos que nuestra mente está vinculada a todos los sistemas corporales. Por poner un ejemplo, a través de la conectividad mente-sistema hormonal, el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal, según ese gasto ingente de energía, activaremos las glándulas suprarrenales que producen cotacolaminas, fundamentales para el tipo de respuestas de estrés que tenemos con lo que vivimos.

A más estrés, más cortisol que activará conductas de huída/lucha a través de la rama simpática del sistema nervioso, y que nos llevará a sentir fobia, rabia o miedo. ¿Qué ocurre? que el gasto es tan grande de energía que agota el sistema, así que el cerebro activará la rama dorsovagal que hace que nuestro sistema inmunitario se ponga en acción «algo está pasando». El sistema inmunitario produce citoquinas, moléculas que generan inflamación y dolor articular… es la forma que tiene nuestro cuerpo de comunicarse.

¿Con qué puedes quedarte tras leer este artículo? con encontrar modos de descansar diarios, entre la jornada laboral… ¡toma decisiones nuevas que puedas hacer!

Espero que te haya gustado! María Saavedra

¿Aceptar cookies?    Más información
Privacidad