¿Llevas mucho tiempo sintiéndote triste, cansado/a, con dificultad para dormir o tomar decisiones? ¿Sientes ansiedad al comer o pérdida del apetito? ¿Tienes pensamientos recurrentes de auto rechazo, como por ejemplo; no sé como puede quererme, no soy tan buen trabajador como creen o…¿y si me quedo sola?

Tal vez estés sufriendo distimia; una depresión leve.  

 

maria Saavedra distimia

Los síntomas comunes es notar que la tristeza te acompaña y que además se percibe en tu mirada. La falta de energía te quita las ganas de hacer algún que otro plan, sueles notarte baja la autoestima, tienes el ciclo del sueño alterado desvelándote a mitad de la noche o te levantándote a las 5:30h sin poder volver a dormirte. La concentración es una tarea difícil y sientes cada vez más, que las cosas te van dando igual, ya no te importan de la misma manera.

Buena parte de los síntomas que caracterizan la distimia son mucho más habituales de lo que crees en las personas, por lo que no acuden a un especialista.

También conocida como trastorno depresivo persistente, la distimia suele cronificarse y podría afectar en torno a un 6% de la población.

Si en la familia hay antecedentes de distimia o depresión se puede tener más posibilidades de padecerla. La cuestión tiene que ver con una neuroquímica que se repite en ti donde la serotonina, la noradrenalina y la dopamina se alteran a causa de los neurocircuitos encargados de mantener la estabilidad emocional.
Es decir, te has acostumbrado a usar una autovía neural desde pequeño o desde que sufriste un acontecimiento que te marcó y que te sirvió para tirar para adelante en ese momento, pero que, ahora, hace que tu fisiología se desestabilice porque has aprendido inconscientemente a pensar y sentir de esa manera que, en el presente, te resulta ineficaz y poco útil.

En consulta utilizo una máquina para activar el cuerpo calloso y crear simetría hemisférica ya que áreas cerebrales como el hipocampo, la amígdala, ínsula, corteza cingulada anterior y en la corteza prefrontal dorsolateral se usan más frecuentemente cuando se sufre emocionalmente, con una actividad más reducida en otras áreas. Algunos estudios han comprobado que los pacientes con trastornos de ánimo presentan asimetrías interhemisféricas en la actividad cerebral, particularmente en la corteza prefrontal dorsolateral. Para más información, puedes consultar el libro “El Cuerpo Interpersonal” disponible en Amazon.

maria Saavedra psicologa libro

No podemos olvidar el empobrecimiento de las fibras nerviosas y sinapsis del cerebro social condicionado por las personas del entorno, las distancias sociales, problemas relacionales, la soledad, dificultades económicas, estrés, pérdidas, rupturas o los cambios imprevistos que incrementan la vulnerabilidad para pasar por una distimia.

Si llevas así más de dos meses seguidos, por favor, consulta con un psicólogo/a porque es signo de que llevas arrastrando cosas no solucionadas. No acudas sin más a la medicación, recuerda que hay terapias que no has probado y que resultan muy efectivas. Tan sólo con obligarte a apuntarte al gimnasio y comer más sano hará que te sientas mucho mejor después de tres semanas… sin embargo, no será suficiente.

Coméntaselo a alguien de confianza y acude a especialistas recomendados por tu entorno cercano, no te dejes llevar por los grandes gabinetes y terapias caras, lo más importante es poder conocer a alguien con quien puedas conectar de manera más sincera y profunda.

Consulta psicológica

Si buscas consulta psicológica, puedo ayudarte. Con más de 15 años de experiencia como psicóloga en activo, y habiéndome especializado en lograr resultados en cortos intervalos de tiempo, puedo ayudarte a superar los problemas que te angustien. 

Cita previa

Puedes tener una sesión previa gratuita de 20 minutos, por teléfono u online, para que me cuentes tu caso y evaluar la mejor forma de ayudarte.

Sesión presencial

Si resides en Madrid (España) puedes concertar una cita presencial en la oficina de la Calle Mártires Concepcionistas (Metro Manuel Becerra).

Sesión Online

También podemos tener una sesión online, a través de Skype o Zoom, de una hora de duración igual que en las sesiones presenciales.

¿Aceptar cookies?    Más información
Privacidad